Los ángeles muertos y los viejos cuerdos son hilos de viento y azules de cielo. La magia que veo, el sol que yo quiero, los besos sin precio, mi alma y documento.

viernes, 3 de mayo de 2019

baila el rock la calle



 El viento del Norte soplaba perfume de flores y rocanrol mientras el desprecio por las ideologías de guerra vestía con desenfado a la juventud de los 60’ que pregonaba Paz, Amor y un No rotundo a las armas.
Argentina no quedó ajeno a la música que generó este movimiento y se prendió tal vez tibiamente a la parte estética o careta de aquél vendaval que nos encimaba el ropaje cultural que se expandía sin pausa.
Como no podía ser de otra manera comenzó a brotar en estas praderas las ganas de algo parecido a una revolución musical, si se entiende.
En Buenos Aires Tanguito volaba su fiebre de mariposas y ya Los Gatos “maullaban” con buen criterio sus cuentos en castellano. Sandro representaba a Elvis con “Los De Fuego”, Quique Villanueva andaba en la vía con Los Náufragos y en Puerto Nuevo desembarcaban los Shaker de los hermanos Fatorusso, aquella versión magnífica de los Beatles en el Río de la Plata.
En el teatro San Martín los ingleses Tremeloes cantaban su hit entonces, “Hoy no hay leche”, y el empuje furibundo del Club del Clan se iba desvaneciendo paulatinamente. Los programas ómnibus de la televisión, Sábados Circulares de Mancera, Sábados Continuados de Antonio Carrizo y Escala Musical de Billard  ponían rock con insistencia y el abanico de estilos mostraba también a Los Búhos, The Wonderfull, Les Maquis, Moris cual figura predominante entre otros.
Por nuestras calles y digo Esperanza, seguían sonando las agrupaciones que tocaban distintas expresiones, San Fernando Jazz, Jazz Olimpo (SJN) destacándose por su versatilidad Los American Swing que curtían un poco de rocanrol con sus buenos músicos, Mike Leonardi, Juan Carlos Chiconi, Néstor Yoris, “Colo” Zamateo, Willi Rubio y otros músicos que integraron la banda.
Pero revoloteaba una mística diferente, algo así como un relámpago potente, una concepción que intentaría otros principios. Andaban por ahí “Pelusa” Escudero, Raúl Cabral y Emilio Montes tratando de convencer a Ruli Mottier en esta historia que se comenzaba a escribir.
                                                                                                     José López Romero                                   
                                                              JUNTA HISTORIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...