Los ángeles muertos y los viejos cuerdos son hilos de viento y azules de cielo. La magia que veo, el sol que yo quiero, los besos sin precio, mi alma y documento.

martes, 20 de septiembre de 2016

Pibito


 
El niño de mi cuento en tinta habla de un viaje a París, su mirada es de barcos y trenes, de plazas y techos diferentes. Pisa la tierra propiamente dicha y las palomas se acercan a el, escucho su conversación sobre alas y migas de pan y habitación libre en la casita construida por su papi para aves vagabundas en una esquina de su terraza. 
A veces canta de una tortuga que vivía en Pehuajó mientras  su mirada compone distancias, toca su tambor de lata y dibuja hombres buenos sobre un rompecabezas.
Costeando preámbulos guardo los sonetos sin reglas de su infancia de hoy, y siento mi alma gemela de la suya, pibito.
                                  Texto y gráfica de José López Romero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...