Los ángeles muertos y los viejos cuerdos son hilos de viento y azules de cielo. La magia que veo, el sol que yo quiero, los besos sin precio, mi alma y documento.

miércoles, 8 de marzo de 2017

por aquí pispeando


 Cuando estoy indeciso o esperando algo que no vislumbro, digo lo que pienso o siento. Y ahora me asalta la duda sobre estas palabras, que no sé si explican lo mismo y al final no me importa, allí quedan.
Estoy sentado como tantas horas de mi vida ante esta hoja en blanco brillante que no tiene la textura del papel, y miro mis manos que no empuñan una lapicera y salttan sobre teclas negras que ordenan letras mágicamente.
Debo haber descripto más de una vez mi entorno, en este momento, rodeado de fotografías, letras colgadas de un improvisado atril que esperan un ropaje musical que les otra vida, cientos de casetes que tal vez no volveré a escuchar, miles de papeles que dejé esperando otra oportunidad, detrás dos computadores viejas que no me gusta tirar porque todavía funcionan y guardo en ella cosas que ya no podré recuperar salvo mirarlas allí y copiarlas manualmente.
El ventilador gira silencioso y la temperatura es agradable, el verano empieza a retroceder muy lentamente y una gotas de lluvia entraron en tono opositor un leve sofocón vaporoso. Recién ví nuevos post de amigos y eso me puso feliz y con ganas de echar algo al ruedo como quien no quiere la cosa (un decir argento), y aquí voy improvisando sin mucha chispa pero con el ímpetu de siempre y dedico lo que salga a los que nunca se han ido del sitio y a los que estoy convencido regresarán a casa. ¡Abrazo!
                                            Todito y sin culpas de JLR

1 comentario:

  1. Una descripción del entorno que parce siempre ha estado ahí... Gracias por pasar por mi blog y comentar. Abrazos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...