Los ángeles muertos y los viejos cuerdos son hilos de viento y azules de cielo. La magia que veo, el sol que yo quiero, los besos sin precio, mi alma y documento.

miércoles, 19 de julio de 2017

letanía urbana de invierno


Siempre dejé brillar la parte que me tocó de la vida y un poco mas.
Aún no he terminado el trabajo y suena el teléfono, todos tenemos cables sueltos.
Las precarias notas de mi guitarra no contaminan,
no quiero probar nada y solo divago, ¿es legal?
Los discursos son un atajo, a veces no los escucho, mantengo cerrado el cesto de la basura.
Las montañas están llenas de aves potenciales suicidas al borde del encanto de un sueño sin semillas. 
A lo lejos mi corazón respira y canta
los campos siguen alimentando tonos verdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...